Ha sido una época muy ajetreada para nuestro Pep Anglés. Su temporada ha sido un poco agridulce hasta ahora. Después de ganar su primer torneo en el European Challenge Tour y terminar tercero en el Road To Mallorca, empezó la temporada con fuerza al terminar octavo en el Open de Kenia. A partir de ahí, continuó con una aparición en Austria y un paso por las Islas Canarias.

A pesar de encontrarse segundo en dos jornadas en un torneo, quinto en otro… no fue capaz de aguantar y durante las últimas vueltas acabó bajando al 25-30. Como dice Pep, “la línea es tan fina para estar en estas posiciones para ganar, es increíble y muy frustrante ver lo fácil que es perder 30 posiciones”.

Después de esto, Pep se perdió un par de cortes y se lesionó en su último evento en el BMW Open. Por suerte no fue una lesión importante y se recuperó rápidamente. Ha podido realizar unas sólidas semanas de preparación en casa y se dispone a afrontar la segunda parte de la temporada con torneos en Irlanda, Escocia e Inglaterra. Pep dice estar “motivado y dispuesto a darlo todo”. “La temporada es larga y necesitamos un empujón para llegar a donde queremos. Ahora es el momento de que todo el trabajo dé sus frutos. Vamos a por ello”.